miércoles, 19 de abril de 2017

Pacientes de Oncología reclaman que se le respete la elección de médico








Familiares y enfermos han denunciado ante el SAS cambios organizativos que afectan a pacientes con metástasis
Pacientes de Oncología reclaman que se le respete la elección de médico
Familiares y pacientes de Oncología del Hospital Universitario Reina Sofía han denunciado a través de reclamaciones tanto al propio centro hospitalario como al Servicio Andaluz de Salud (SAS) por vulneración del derecho a la elección de médico especialista ya que la gerencia ha decidido pasar a planta al oncólogo Isidoro Barneto, dejando la consulta en manos de otro especialista. La medida aseguran los familiares que se han puesto en contacto con ABC,«no entendemos las razones burocráticas por las que van a destinar a este oncólogo a planta, dejando de pasar consulta y de atender a sus pacientes en este duro camino, muchos de ellos con metástasis y después de dos años con este médico».
Otro de los familiares de estos enfermos de cáncer, algunos de ellos con un estadío muy avanzado de la enfermedad, asegura que «estos pacientes no son simples historiales que pasan de un médico a otro, sino que el doctor Barneto les sirve de terapia y ayuda a sus pacientes a salir adelante con fuerzas, incluso a acabar con una sonrisa la sesión de quimioterapia».
En la denuncia uno de estos familiares hace constar su relato personal asegurando que «cuando el cáncer llega a una familia, la depresión del paciente y la impotencia de los familiares, lo destroza todo (en nuestro caso, de pácreas con metástasis pulmonares en estadío IV) y no hay apoyo psicológico ni para el paciente ni para el famliar cuidador; el oncólogo no solo pone tratamiento farmacológico, sino que también hace de psicólogo».
Por su parte, el Hospital Universitario Reina Sofía en este asunto, reconoce a ABC, que la Unidad de Gestión Clínica de Oncología del Hospital «está realizando determinados cambios organizativos con el fin de ofrecer la mejor calidad posible a los pacientes oncológicos en diversas áreas asistenciales: consultas, hospitalización y hospital de día oncológico».
El fin de estas modificaciones, según el SAS, es mejorar la atención al paciente oncológico, intentando responder a sus necesidades y expectativas.
Desde el Hospital admiten que durante este periodo «es posible que determinados pacientes hayan sido atendidos en algún momento por un oncólogo del equipo diferente al que le atendió inicialmente. En este sentido, el Hospital está adaptando la situación de aquellas personas que así lo han manifestado».
Por otro lado, el Hospital quiere aclarar, a través de una nota, «que los oncólogos que forman parte de la unidad están sobradamente preparados en el diagnóstico, tratamiento y seguimiento de determinadas patologías oncológicas».
En cuanto al caso de uno de los familiares afectados por esta medida, fuentes del Reina Sofía aseguran que la gerente del Hospital Reina Sofía, Marina Álvarez, se ha comprometido a responder a su deseo de que su familiar continúe el seguimiento de su enfermedad con un oncólogo concreto, dando así cumplimiento al derecho de libre elección de médico especialista que reconoce el Sistema Sanitario Público de Andalucía.
 
 

martes, 18 de abril de 2017

Satse denuncia un "entramad"de la Gerente para ocultar listas de espera

 
Según el sindicato de enfermería, la situación afectaría de forma especial a Traumatología y Oftalmología
 
El sindicato profesional de la enfermería Satse Córdoba ha denunciado "el perverso entramado organizado por la directora gerente del hospital Reina Sofía, Marina Álvarez, para ocultar la realidad de las listas de espera en general y de manera singular Traumatología y Oftalmología. Un entramado organizado para distraer y someter al paciente a un auténtico peregrinar de una consulta a otra y de un médico a otro, mientras su problema de salud corre el riesgo de agravarse y provocarle consecuencias invalidantes, afectando negativamente a su autonomía y libertad de movimiento, así como a su propia calidad de vida".
Satse asegura que ha podido saber que "el peregrinar del paciente se inicia en la consulta médica del centro de salud, desde donde es derivado a la llamada "consulta de filtro", ubicada en el Centro de Especialidades Castilla del Pino. En dicha "consulta de filtro" el paciente es visto por el especialista en un plazo máximo de 2 meses. Tras ser visto en dicha consulta es enviado a la consulta del especialista en Reina Sofía, ubicándolo en subespecialidades, como por ejemplo rodilla, hombro, columna, etc. En el caso de Oftalmología, blaucoma, catarata, etc. El plazo para ello puede alcanzar el año". "Tras dicho tiempo por fin es visto en consulta, donde se le puede trasladar la necesidad de intervención quirúrgica. Tras esto se llama al paciente para la preanestesia y sobre la marcha se le ofrece operarse en el hospital San Juan de Dios y no en el Reina Sofía. Si el paciente decide ser operado en el Reina Sofía y no en San Juan de Dios, se le hace firmar un documento y en ese mismo momento pierde el derecho del cumplimiento del tiempo máximo de espera de 6 meses, con lo cual su intervención puede tardar desde su inclusión en lista de espera y su no conformidad a ser operado en San Juan de Dios, uno o dos años", añade este sindicato.
"Mientras tanto su problema de salud le sigue incapacitando para su vida normal, en ocasiones con mucho dolor y bajas laborales por enfermedad, o incluso riesgo de perder su puesto de trabajo, que en el caso de los autónomos, puede acabar con su pequeña empresa o negocio.A todo esto cabe la posibilidad de que entre una consulta y otra se considere necesaria la realización de alguna otra prueba y con ello la necesidad de nueva valoración, para lo que se ha establecido y organizado como parte del entramado la consulta de reevaluación, prolongándose aún más el tiempo de espera para ser intervenido quirúrgicamente", denuncia Satse Córdoba.
Continúa este colectivo afirmando que "mientras el paciente sufre este peregrinar de una consulta a otra, su problema de salud original por ejemplo de rodilla, como consecuencia de su no resolución le genera un problema añadido de columna y perteneciente a la misma especialidad médica, en lugar de enviarlo al médico de columna, ha de esperar nuevamente a ser visto por el médico de cabecera del centro de salud e iniciar en paralelo otro deambular de consulta en consulta".
Satse critica que "igual situación se da en Oftalmología con las cataratas bilaterales, que tras ser operada la primera y ser dado de alta de la misma, el paciente ha de iniciar nuevamente todo el deambular entre consultas para ser operado de la catarata del otro ojo, aunque en la primera consulta se haya indicado al paciente la necesidad de ser operado de las dos cataratas".

miércoles, 5 de abril de 2017

Inspección de Trabajo detecta anomalías en los vestuarios del Reina Sofía

Inspección de Trabajo detecta anomalías en los vestuarios del Reina Sofía



El Sindicato Profesional de la Enfermería (Satse) informó ayer de que Inspección de Trabajo emitió un informe el pasado 28 de marzo sobre las irregularidades detectadas en un examen presencial en las dependencias destinadas a vestuarios de los profesionales en el Hospital Reina Sofía (Hospital General, Hospital Provincial y Hospital Materno-Infantil). Tras ello, Inspección insta a la Dirección Gerencia del complejo sanitario a que en un plazo máximo de tres meses subsane esas deficiencias.
El informe remitido a Satse señala la necesidad de mejorar numerosas taquillas individuales que están deterioradas, la dotación de agua caliente a los lavabos, la colocación de alcachofas en las duchas de agua corriente que carecen de ellas, la reparación de pestillos y colocación de perchas en las cabinas de los retretes y la instalación en las mismas (en las utilizadas por mujeres) de recipientes especiales y cerrados. Además, indica la necesidad de "garantizar el mantenimiento periódico de vestuarios y locales de aseos (suelos, paredes, enchufes, luminarias, revestimiento)".
El Sindicato de Enfermería recordó que con fecha 23 de marzo de 2016 presentó una denuncia ante la Inspección de Trabajo por el "lamentable estado" en el que se encontraban los vestuarios destinados al personal del Hospital Reina Sofía y el Hospital Provincial. Tras ello, la Inspección determinó la existencia de irregularidades en dichas dependencias, aunque "el hospital no procedió a solucionar las mismas". Por ello, el pasado 8 de febrero Satse volvió a denunciar el mal estado de los vestuarios, provocando el examen in situ por parte de la Inspección de Trabajo y Seguridad Social el pasado día 22 de marzo. El 28 de marzo el sindicato recibió el informe en el que se detallaban todas esas anomalías detectadas.

El Pleno reclama a la Junta una partida para iniciar las obras del Materno-Infantil

Córdoba

El Pleno reclama a la Junta una partida para iniciar las obras del Materno-Infantil

  • El Consistorio se da un plazo "no mayor de cuatro meses" para tener el plan de mejora de la accesibilidad del Hospital Reina Sofía

La alcaldesa, Isabel Ambrosio, en un momento del Pleno. La alcaldesa, Isabel Ambrosio, en un momento del Pleno.
La alcaldesa, Isabel Ambrosio, en un momento del Pleno. / Barrionuevo
Los grupos municipales aprobaron ayer una moción conjunta -planteada en un principio por el grupo municipal del PP- en la que instan al Consejo de Gobierno de la Junta de Andalucía a que consigne una partida en el presupuesto de la comunidad para iniciar el proyecto de construcción del nuevo complejo Hospital Materno-Infantil. Esta moción llega una vez que ha quedado descartada la financiación de este nuevo complejo gracias a la privatización de los aparcamientos que tenía prevista realizar la Junta. Tras las protestas de diversos colectivos sociales, el proyecto del Servicio Andaluz de Salud (SAS), llamado Plan de Accesibilidad del Reina Sofía, se desechó tal y como estaba previsto. Ahora será el Ayuntamiento el que se encargue de la accesibilidad y la movilidad en el entorno del complejo sanitario. Así, el nuevo edificio de consultas externas del Materno-Infantil.
Además, en la moción, el Consistorio solicita a la administración autonómica que realice "las actuaciones de reforma y adecentamiento de los aparcamientos de Hospital Reina Sofía que se consideren urgentes y necesarias". En este sentido, el viceportavoz del PP en el Ayuntamiento, Salvador Fuentes, ya se refirió a la mala iluminación que hay en los espacios de estacionamiento y a la falta de asfalto en algunas zonas, lo que hace que cuando llueve los ocupantes de los vehículos se llenen de barro al salir.
La moción también incluye instar a la Delegación de Movilidad del Ayuntamiento a la elaboración y presentación de un plan de mejora de la accesibilidad y la movilidad del centro sanitario, "contando con la participación de los agentes sociales implicados y los órganos de participación y teniendo en cuenta los instrumentos de planificación existentes, como el Plan de Movilidad Urbana Sostenible o el planeamiento actual, en un plazo no mayor de cuatro meses".
Cuando presentó la moción que el PP iba a llevar a Pleno, Fuentes recordó que fue en 2006 cuando la Junta anunció un proyecto de modernización integral del Reina Sofía que tendría una inversión de 110 millones de euros. Más de diez años después, el plan sigue sin ejecutarse.
El pasado 9 de marzo, el SAS anunció que no seguiría adelante con la construcción del aparcamiento del Reina Sofía. Fue tan sólo unas horas después de que la alcaldesa, Isabel Ambrosio, le planteara al SAS, "la posibilidad de que sea el Ayuntamiento el que se encargue de la elaboración definitiva del plan para la mejora de la accesibilidad y la movilidad del complejo sanitario".

jueves, 2 de marzo de 2017

Jefes y jefes

Jefes y jefes -
Jefes y jefes -
Artículo de opinión publicado en Diario Córdoba el día 2 de Marzo de 2017
 
Ya se jubilan los últimos Coroneles y el panorama en Reina Sofía comienza a ser alarmante. Siempre hubo Jefes con mayúsculas y jefes con minúsculas. Los primeros eran famosos por su talante, sus logros y también por sus broncas y los segundos por esa laboriosidad secretarial del que ocupa todo su tiempo haciendo tareas no médicas que podría realizar otro profesional a menor coste.
La política de RRHH sobre jefes de servicio (con minúsculas) del SAS ha transformado las jerarquías en los deptartamentos. Ya no se respeta al jefe porque es el mejor, ya no se le escucha embobado en la sesión clínica ni se le hacen preguntas difíciles. Ahora, un cuasi-residente ocupa la Jefatura con el mismo garbo que Zapatero cuenta un chiste malo. Hemos pasado de José Suárez de Lezo Cruz Conde, que no tiene ocho apellidos vascos pero casi, a Dani, que se hace llamar por un diminutivo. Prácticamente nadie conoce sus apellidos. Algunos Jefes le llaman ‘el niño’. Hemos pasado del mejor, el más elegante, el más preparado, el más fuerte al más medroso, el menos agraciado, el residente recién terminado, en definitiva al más dócil. El Jefe ejemplar, que no significa exento de defectos, asegura la continuidad de su labor cuando él se vaya. El jefe imberbe deja un erial en el que técnicos de radiología con experiencia en Resonancia Magnética se convierten motu proprio en auxiliares de ecografía infantil.
Lo escribí hace más de un lustro en estas mismas páginas, en el artículo «Mediocracia vs Talentocracia, de camino a la ineptocracia». De los ilusionadísimos jóvenes no cordobeses que en los 70 y 80 lideraron el espíritu de Reina Sofía no queda prácticamente nada más que su glorioso recuerdo. En los inicios del siglo por jefes mediocres incapaces de escribir «transición» correctamente, que se conformaban, en el Congreso de Chicago de Radiología, con decir y entender… los números… sin éxito. Ahora ha habido una vuelta de tuerca en algunos servicios, en concreto en el que más me duele, y se ha creado el jefe-residente o jefe imberbe cuya principal virtud es la obediencia debida (ya sé que a los ‘bienqueda’ del servicio variedad meapilas o pseudohippy ultraconservadora les parece ofensiva mi terminología, pero la verdad duele).
Quien escribe este «papelito» trabajó más de 15 años en el Servicio de Radiología del Hospital Reina Sofía. Hace unos días acudí acompañando a un primo hermano a hacerle una resonancia urgente solicitada por Enrique Bescansa El paciente presentaba episodios de parálisis de los cuatro miembros con gran dolor de cabeza.
Finalmente, la resonancia que había solicitado, pero no firmado, Bescansa no se realizó de forma intolerable porque Cristina (no se identificó más) la adjunta de Radiología de guardia dice que no rellena el volante electrónico «porque está comiendo». Indignado, tropecé violentamente con un ridículo biombo que había a la salida de la Resonancia Magnética. Aparece en escena Dani (como todo el mundo le llama), el jefe de servicio de Radiología más joven y con menos experiencia de España, que preocupado por la salud del biombo llamó a seguridad privada. Llegaron una señorita morena, muy persistente, acompañada de dos compañeros varones que intentó que yo les acompañara no sé a dónde. Me negué y llamaron a la Policía Nacional, que llegó chulescamente intentando, sin éxito, poner orden en la sala (pero esto ya es harina de otro costal y objeto de otro artículo).
Mi primo sufrió un nuevo episodio, cayendo al suelo, produciéndose una situación surrealista. Se producen muchas y mucho peores en nuestros hospitales pero no se denuncian. Dani ni miró al paciente, menos importante para él que la mampara. La flagrante omisión del deber de socorro del jefe de Rayos no puede pasar inadvertida. Si fuera consciente de sus actos debería haber dimitido ya de forma irrevocable, pero no tiene suficiente cuajo, es muy jovencito.
En definitiva, los Jefes deben ser los mejores y tener una trayectoria asistencial y académica incuestionable; así son los Jefes en los hospitales americanos en los que me formé y eran algunos Jefes en España.
* Doctor en Medicina. Licenciado en Derecho
 

martes, 7 de febrero de 2017

Las 35 horas en Reina Sofía, una falacia

 

La gerente del Reina Sofía reconoce que aún no se ha conseguido y que la implantación será progresiva. SATSE considera que hace falta contratar 150 profesionales para alcanzar el objetivo de las 35h.

 

 

 
La gerente del Reina Sofía ha reconocido públicamente que aún no se han implantado las tan llevadas y traídas 35 horas en el hospital, a pesar de que a la presidenta de la Junta de Andalucía Susana Díaz se le llena la boca cada vez que le preguntan. La máxima responsable del hospital ha explicado que la implantación será progresiva y que el objetivo es que a final de 2017, el cómputo de horas refleje 35 semanales.
Por otro lado, el Sindicato Profesional de la Enfermería SATSE-Córdoba ha exigido públicamente la contratación inmediata de en torno a 150 profesionales Enfermeros/as, Matronas y Fisioterapeutas para los Hospitales, Centros de Salud y Dispositivos de Urgencias de la provincia de Córdoba. Todo ello afirma SATSE que es necesario para conseguir volver a las 35 horas.
Sin embargo SATSE afirma que “a pesar de llevar casi tres semanas con las 35 horas, no se ha contratado ni un solo profesional para poder garantizar la atención sanitaria que anteriormente proporcionaba o se realizaba en base a una jornada superior como eran las 37,5 horas. Esta situación está generando importantes deficiencias y alteraciones en la atención sanitaria y cuidados, por falta de personal, lo cual si no se soluciona inmediatamente con la contratación de cerca de 150 Enfermeros/as, Matronas y Fisioterapeutas, incidirá negativamente en las listas de espera, los programas de salud, en la masificación de los centros, en la sobrecarga laboral,  y en definitiva en la calidad asistencial y seguridad del paciente”.
SATSE considera “irracional, tras la reducción de la jornada laboral, pretender garantizar la misma atención sanitaria a los ciudadanos que antes de la vuelta a las 35 horas, sin que la falta de personal y con ello el menor tiempo disponible y existente para atender a los pacientes, no genere consecuencias negativas  en la atención al paciente y al ciudadano”.
Finaliza SATSE alertando a la Administración Sanitaria de la Junta de Andalucía que “persistir en recortes a pacientes y profesionales, no va a ayudar a sacar a la sanidad pública de la provincia de Córdoba del pozo donde deliberadamente se la ha metido por unos Directivos tecnócratas sin escrúpulos, ni sensibilidad con las necesidades de medios y recursos de los pacientes para ser atendidos, ni tampoco con la dignidad laboral de los profesionales, y eso es algo imperdonable e inaceptable para poder preservar una sanidad pública digna y segura”.
Periódico digital La Voz De Córdoba 

El hospital denuncia amenazas de la madre de un paciente a una sanitaria

Entrada al hospital Reina Sofía | MADERO CUBERO
Entrada al hospital Reina Sofía | MADERO CUBERO
La Dirección Gerencia del Hospital Universitario Reina Sofía de Córdoba ha activado su Plan de Prevención de las Agresiones a personal sanitario, que incluye asistencia jurídica y apoyo psicológico para atender las necesidades de una profesional agredida verbalmente en las Urgencias Materno Infantiles del Hospital.
El suceso tuvo lugar el pasado sábado, cuando la madre de un paciente agredió verbalmente, con fuertes amenazas e insultos, a una profesional. La profesional tuvo que ser atendida en el servicio de Urgencias por su estado de nerviosismo y ansiedad. Además, intervino una unidad de la Policía para identificar a la agresora.
Tras el desagradable acontecimiento, la profesional ha decidido interponer una denuncia y acudir a la Unidad Técnico-Jurídica del Hospital para ser asesorada.
Ante estos lamentables hechos, la directora gerente del Hospital Reina Sofía, Marina Álvarez, y la delegada territorial de Igualdad, Salud y Políticas Sociales, María Ángeles Luna, condenan este lamentable e injustificable episodio de violencia verbal. Asimismo, muestran su solidaridad y apoyo a la profesional que en el ejercicio de su labor, ha sufrido un episodio de agresión verbal por parte de una ciudadana.